Había pasado un mes.   Un mes en el que no tuve tiempo de salir a correr, en el que no me enteré de la vida que sucedía fuera de las paredes del estudio donde grababa. Un mes en el que no eché de menos la vida...