Y de repente salí a la calle y ya era marzo

Había pasado un mes.
 
Un mes en el que no tuve tiempo de salir a correr, en el que no me enteré de la vida que sucedía fuera de las paredes del estudio donde grababa. Un mes en el que no eché de menos la vida porque lo que estaba pasando sólo sucede de mucho en mucho tiempo.
 
Tiendo a vivir acelerada, a no enterarme, me suele pasar la vida por encima sin pedirme permiso y al final vivo cosas que no recuerdo haber vivido. Por eso esta vez, he olvidado que era febrero y que el mundo seguía girando para todos, y sólo ha existido lo que nos sucedía entre los sonidos de las nuevas canciones, en la sala de Subsonic, escuchando sintes y guitarras eléctricas, graves imposibles, cambios de compás.
 
Ahora todo eso ha pasado, ese mes ha sido mío. Me lo he guardado para siempre. Lo que queda, son los trámites de un proceso para que lo vivido llegue a vuestras manos, cuanto antes. Estoy deseando que escuchéis. Que ese mes sea más que un recuerdo en mi vida. Que sea vuestro.
 
z
1 Comentario
  • Eduardo
    Publicado a las 04:07h, 05 marzo Responder

    Simplemente hermoso.

    Gracias por existir.

Publica un comentario